7.01.2015

Unodejulio

Rafa me lleva a casa, se despide de mí con un corto beso en los labios, algo que me descoloca pero él parece estar cómodo así. Al subir al piso me he encontrado a mi madre dando vueltas de un lugar a otro.

-          ¿Qué te pasa? – Le pregunto.

-          No me gusta estar sola. Sentía que las paredes se caerían sobre mí de un momento a otro – Se le quiebra la voz.

Mi madre a pesar de sus locuras y todo lo que arrastra es una mujer luchadora y fuerte. Una mujer con muchas vivencias y no todas buenas, que ha intentado buscar siempre su felicidad. Nunca la he visto rendirse y aunque no ha sido una madre diez, me ha cuidado como ha podido, con cada uno de los trozos de corazón que le quedaban. Me acerco a ella y la abrazo.

-          Tranquila, ya he llegado.  – Se seca rápido las lágrimas para que no pueda verla y me separa de ella.

-          Estoy bien, no sé que me ha pasado. Voy a descansar un rato. – Dice y se encierra en la habitación.

A veces es muy fría y no le gusta que la vean mal. Construye un muro que no podemos traspasar y eso nos aleja de ella. Siempre he sentido que no la conocía del todo, que todos esos cambios de humor, los gritos, todo lo exagerado que ella hacía formaban parte de su muro. No quiero presionarla y sé que necesita estar sola. 
Tras darme una ducha preparo algo de comer, Sindy debe estar al llegar y como siempre vendrá hambrienta. Mientras llamo a Amanda.

-          Estaba pensando en ti en estos momentos – Responde alegremente.

-          ¿Sí? Y ¿qué hacíamos en esos perversos pensamientos? – Bromeo. Amanda suelta una carcajada.

-          Estás tonta... Anda cuéntame cómo acabaste y espero que no aparezca Alex en ese final.
-          Por desgracia sí que aparece – La escucho rebufar. – Estuvimos en una suite increíble Amy, jamás estaré en un lugar así. Una fiestecilla privada de peces gordos del banco. Alex se encerró conmigo en el baño y me besó a la fuerza. Sentí tanto asco...

-          Hijo de puta – Me interrumpe.

-          Pero lo paré y ya no volví a cruzar palabra con él. – Dudo en contarle lo de Rafa pero finalmente decido que mejor no. Si antes de que pasase no se creían que solo fuésemos amigos imaginad ahora.  – Álvaro firmó el contrato y Rafa estaba muy contento. Dormí en su piso porque tenía una tajá como la catedral y nada, aquí estoy ahora hablando contigo y con una resaca de aúpa.

-          Tus fiestas de pijama con Rafa no van a terminar bien.

-          Pues es la única forma de la que no tengo esa horrible pesadilla – Explico mientras como un trozo de pan.

-          Rafa es como mi Ani

-          ¿Ani?

-          Sí, una muñeca de las tres mellizas que tenía de pequeña, por la noche me abrazaba a ella y no tenía miedo de la oscuridad. Cuando dormía sin ella apenas pegaba ojo. – Explica y no puedo evitar reírme. – Si, Rafa es tu Ani. El único problema es que tu Ani tiene pene y está como un tren. Seguro que acabarás en un lío.

-          Amy.. – Suplico

-          Ya, ya sé que sabes lo que haces y que solo sois amigos y todo eso que siempre dices pero si te veo al borde de un precipicio permíteme que intente agarrarte. – En ese momento Sindy entra en el piso y se lanza abatida en el sofá.

-          Lo sé, y te lo agradezco. Y te quiero, lo sabes ¿no?

-          Sí, y yo a ti corazón.

-          Oye, Sindy necesita terapia, te dejo.

-          Dale un beso de mi parte.

Cuelgo el teléfono y Sindy me mira, lanza un grito y comienza a patalear en el sofá. Me siento al lado de ella y le acaricio la melena.

-          ¿Crees que no tengo suficientes pechos? – Dice incorporándose y juntándose los pechos en un pequeño canalillo.

Sindy es modelo y hace varios meses que no le sale nada, se vuelve loca buscando castings y este le hacía especial ilusión porque era para una marca que le gustaba mucho.

-          ¿Qué tontería es esa?

-          Ya le llamaremos.. ¡No me van a llamar Cris!. ¿Por qué no simplemente dicen: no tienes las tetas los suficientemente gordas?

-          Tus tetas son perfectas. ¿Has visto las mías? – Me señalo mis pechos. – Soy una tabla de planchar.- Sindy se ríe. – Anda gorda, vamos a comer algo juntitas y seguro que saldrá otra cosa, otra cosa más grande. Tu cara en los autobuses, desde el Prado a la Cartuja. – Sindy se ríe y me abraza.

Comemos pasta mientras me cuenta su noche con Fael con todo lujo de detalles. Cuando se trata de hablar de ella se siente tan cómoda que se le olvidan todos los males. Así es ella, pasa de estar abatida a ser la más feliz en milésimas de segundos. Es la alegría del piso.

Mi madre aún no ha salido de la habitación y me está empezando a preocupar. Cuando terminamos de comer y recoger, decidimos poner una de esas películas de antena tres, “Muerte en la nieve” se titulaba esta. Llamadme lince pero estoy segura de que alguien morirá en la nieve. A pesar de saber lo malas que son este tipo de películas nos encanta verlas e ir diciendo lo que va a pasar antes de que pase, son tan previsibles, pero nos gustan así, nos decepcionaría si no lo fuesen.

Cuando la película alcanza su punto álgido, el malo persigue a la chica por la nieve con un hacha en la mano, Sindy y yo estamos abrazadas en el sofá gritando.

-          ¡Pero no te vayas al bosque!.

-          Verás, ¿a que se tropieza?. ¡Ay! ¡que se tropieza!

De repente la puerta de la habitación de mi madre se abre con un seco golpe que nos sobresalta.

-          ¡Ahhhh! – Grita emocionada mi madre que irrumpe en el salón. Sindy y yo nos miramos sorprendidas. Estaba tan triste hace un momento. – Esteban me ha pedido que vaya a vivir a su casa. – Anuncia dando una palmada.

-          ¡¿QUÉ?! – Pongo el grito en el cielo. Se acaban de conocer, este par de inconscientes van a matarme y no va a ser en la nieve.

-          ¡Qué bien Pau! – Se alegra Sindy que se levanta a abrazarla.   

-          Pero mamá, es muy pronto. ¿Estás segura?

-          Ay hija mía – Se sienta a mi lado – tiene una finca en las afueras y hasta tiene caballos.

-          ¡Lo sabía! – Grita Sindy a la que mi madre y yo miramos extrañadas. Sindy mira la pantalla del televisor y nos mira encogiéndose de hombros. – Sabía que al final ella lo mataría a él. – Dice emocionada.

-          Bueno, ¿Cuándo te vas? – Pregunto asumiéndolo.

-          Hoy mismo, Esteban vendrá a recogerme a las ocho. – Dice levantándose y se dirige pegando saltitos hacia su habitación a hacer la maleta.

Sindy me mira mientras resoplo.


-          Se nos va nuestra hija querida – Me dice mientras se sienta a mi lado y acaricia mi cabeza. La miro y asiento haciendo un puchero.

9 comentarios:

  1. Anónimo10:10 a. m.

    Ayyy que cortito se me ha hecho. Cómo sabes dejarnos con la miel en los labios jejeje.
    Hoy es el gran día no? Mucha suerte con la publicación del libro!! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!! Si ahora solo tenemos que esperar 48 horas y a ver que tal!
      Un beso!!

      Eliminar
  2. Jooo, me ha sabido a poco! Rafa se va a pillar primeroooo jajajaja ...ahora a esperar a ver que ocurre. Hoy publicas el libro? Seguro has avisado en instagram, pero me paso tan poco por alli! Tu avisa donde y demás, que mañana es mi cumple, lo añadiré a mi lista de deseos a ver si cae ^^
    Que bueno es ponerse al día estaba loca por leer y comentarte. Hasta mañana guapi.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiii estuve toda la mañana haciéndolo, me costo trabajito (que torpe soy) y ahora me avisaran en 48h si no hay ningún error. Dios estoy tan nerviosa!! Espero no defraudaros! Y bueno mañana es tu cumple?? Pues habrá que hacer mas largo el capítulo de mañana como felicitación! Un besazo!!

      Eliminar
    2. Siiiii más largo!! Sería un regalo estupendo ^^
      Mañana estaré a primera hora por aquí.
      Un beso

      Eliminar
  3. Cada vez se me hacen mas cortos los fragmentos y mas larga la espera para zambullirme el la historia!! Un besazo guapísima!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya queda poquito!!! El viernes espero que esté lista ;) un besote!

      Eliminar
  4. Hola. Hoy he leido varios capitulos y por fin me he puesto al día. Suerte con la publicación, olvida los nervios y siente orgullo por tu obra. Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias guapa! Ya está disponible en Amazon! A ver que pasa :)
      Un beso!

      Eliminar