6.29.2015

Veintinuevedejunio

-          Lo que llevas toda la noche deseando que haga – Responde mientras me agarra por la cintura y me acerca a él. Siento asco al escucharlo y aparto sus manos de mi cintura de un brusco golpe.

-          ¡No me toques! – Alex sonríe y se muerde el labio.

-          El martes no decías lo mismo – Susurra acercando su boca a mi cuello. Un escalofrío me recorre. Es evidente que me siento atraída por él, por su fantástico físico, pero estoy enfadada porque me ha tratado como si fuese una tonta. Y lo sigue haciendo.

-          El martes no sabía lo capullo que eras. – Me separo de él. Alex se lanza a mi boca y comienza a besarme mientras me resisto pero su fuerza impide que nuestras bocas se separen. Me coloca bruscamente sobre el lavabo. – ¡Suéltame imbécil! – Grito mientras pataleo. Él se separa de mí, levanta sus manos y sale de allí sin dejar de sonreír.

Mi respiración aún está agitada. Me miro en el espejo y veo el reflejo de alguien frágil a punto de desmoronarse. No me gusta esa imagen, aprieto los dientes y me bebo mi gintonic de un trago, me retoco el maquillaje y salgo con paso firme de allí. Me asomo por la barandilla del segundo piso desde donde se ve todo el salón. Mi madre se da el lote con Esteban en una esquina del sofá. Rafa y Álvaro siguen hablando. Los demás beben y hablan de pie.

-          Mira Álvaro, entre tú y yo – Digo tocándole el hombro a Álvaro, Rafa me mira sorprendido. – mientras antes firmes este papel antes nos vamos a ir a bailar – Le acerco el papel. Álvaro suelta una carcajada y da un sorbo a su bebida.

-          Cris, me parece que Alex te está llamando – Me dice Rafa intentando echarme de allí.

-          Tú cállate y no me nombres a ese – Le digo mirándolo desafiante.

-          Cris tiene razón – Dice Álvaro que coge un bolígrafo, Rafa y yo lo miramos sorprendidos. Comienzo a dar saltitos y palmadas alrededor de él mientras se ríe. Tras firmar le doy un beso en la mejilla y me voy a servirme otra copa.

He hablado con mi madre y Esteban que me han confesado lo enamorados que están, yo lo que creo es que tienen una tajá como un piano pero como yo estoy igual les digo lo mucho que me alegro y los abrazo. Borracha es de la única forma en la que puedo soportar a mi madre. He perdido de vista a Alex y a una de las cuarentonas, no me sorprendería que estuvieran en uno de los baños. Rafa aún sigue hablando con Álvaro, ya menos tensos los dos. Me acerco y saco a Álvaro a bailar mientras Rafa me mira agradecido, estoy tan borracha que me da igual todo.

Cuando todos estamos más calmados, mi madre me dice que se va con Esteban, yo asiento y me despido de él llamándolo “papi”. Me olvido de que abajo hay un servicio y vuelvo a subir al de arriba, Rafa me sigue para evitar que me rompa una pierna por las peligrosas escaleras de caracol. Al llegar al piso de arriba observo que hay otra puerta que no he visto antes, la abro, es un vestidor increíble. Rafa me mira sentado en el borde de la enorme cama mientras yo alucino con los numerosos cajones, joyeros y zapateros vacíos del vestidor. Al fondo hay un espejo de cuerpo entero. Me siento en un sillón de terciopelo rojo y me observo en el espejo, veo mi reflejo, me veo incapaz de cumplir cualquier cosa que me proponga, me veo sola y triste, abandonada una y otra vez, y borracha me veo muy borracha. Recuerdo las manos de Alex sobre mi cuerpo y las de Alberto, me siento sucia. Recuerdo como me echó de su casa y como Alberto se fue, también como mi padre se fue. De repente comienzan a brotar lágrimas de mis ojos que limpio enseguida. Rafa se acerca.

-          ¿Estás bien? – Me pregunta colocándose en cuclillas delante de mí y poniendo su mano sobre mi pierna para acariciarla.  

-          Sí  - Asiento tocándole el pelo.

-          Gracias Cris, pensé que no firmaría nunca. – Apenas lo escucho, solo puedo admirar su rostro, sus ojos verdes que me miran agradecidos, sus labios. Me acerco a su boca, rozo mis labios con los suyos, lo beso mientras él se queda quieto, paralizado, no se lo esperaba, ni yo misma me lo esperaba. – Para, estás borracha – Me pide. Me separo un poco de él y abrazada a su cuello lo miro. Ahora es él el que se lanza a mis labios regalándome un cálido beso. Acaricia mi cuello, comienzo a desabrocharle la camisa al ritmo de nuestras respiraciones que cada vez se aceleran más. Él niega con la cabeza mientras apoya su frente en la mía.

-          Quiero hacerlo – Le digo.

-          Quieres hacerlo porque estás borracha, enfadada y quieres devolvérsela a mi primo – Sentencia poniéndose de pie y abrochándose los botones que le he desabrochado. Me levanto. – Somos amigos – Me dice agarrando mi barbilla. Sus ojos verdes se clavan en los míos, me muerdo el labio. Antes de que pueda decir nada me agarra de la cintura y me apoya contra la pared. Me vuelve a besar. Parece que dentro de él también hay sentimientos enfrentados.

-          Tu también quieres – Susurro con una pícara sonrisa. Vuelve a separar su boca de la mía, me mira. Niega con la cabeza al mismo tiempo que se le escapa una sonrisa. Hundo mi nariz en su cuello. One Million. Sus manos se deslizan hasta mi espalda buscando la forma de quitarme la blusa. Le sonrío. Besa mis hombros con delicadeza. Me encojo.

-          No necesitamos enredarnos más la vida – Dice en un suspiro mientras baja mis pantalones.

-          Haremos que esta noche no cuente – Le digo acariciándole la cara desde arriba.

No espero nada de Rafa que no sea amistad, no quiero que me jure amor eterno, ni fidelidad, solo quiero que me siga cuidando como desde el día que nos conocimos hasta ahora, que acuda a mí cuando sienta que estoy triste, que me envuelva con sus abrazos y que espante mis fantasmas con su sonrisa.

-          Contigo, siempre cuenta.

Me sube a horcajadas sobre él y me apoya de nuevo en la pared, me besa, despacio, dulce. Su lengua se enreda a la mía lentamente. Envuelvo su cuerpo con mis piernas. Le beso el cuello, se encoje. Desabotono despacio su camisa mientras él me mira fijamente. Estaría toda la noche perdida en su mirada cómplice. Rafa consigue que todo lo malo desaparezca para ser sustituido por una enorme sensación de paz.

Se sienta en el sillón donde hace un momento yo estaba sentada, conmigo encima. Le quito la camisa. Recorro con mi mano su torso, desde el cuello hasta el vientre, es tan suave. Él suspira y aparece su sonrisa pilla. Lo beso. Besa mis pechos con delicadeza, me encojo sobre él. Le muerdo la oreja. Sonríe. Nos abrazamos, queremos sentirnos más cerca. Mi mano se desliza hacia el botón de su pantalón y lo desabrocho. Él me ayuda a deshacerme de sus pantalones, agarra mi cintura y me aprieta contra él. Noto su erección. Los latidos de nuestros corazones tocan la banda sonora de este momento, nuestro momento. Saco su pene del bóxer y lo introduzco en mí. Siento como Rafa entra en mí y un escalofrío me recorre de pies a cabeza. Todo es dulce, suave, me toca como si tuviese miedo a romperme. Él cierra los ojos y lanza su cabeza hacia atrás mientras me mueve con sus grandes manos. Le beso lentamente el cuello para terminar susurrándole.

-          Me encantas. –  Confieso. Se incorpora y me besa.

-          Vas a volverme loco. – Sonrío mientras continúo moviéndome rítmicamente.

Seguimos hasta que ambos no podemos más, los movimientos se vuelven más rápidos y los besos menos suaves. Me siento dueña de este momento, yo lo domino por primera vez, hoy no es Rafa el que manda. Siento que estoy a punto, él también lo está. Aceleramos nuestra respiración y nuestros movimientos, pega su boca a mi cuello. Y llega, un delicioso placer que consigue tensar todos y cada uno de mis músculos. Siento a Rafa más cerca que nunca, me siento feliz, siento como sus manos acarician mi espalda. Rafa emana por todos los poros de mi piel. 

-          Cris para o me iré – Dice mientras da varios golpes en mi pierna, pero estoy tan entregada y borracha que no le echo mucha cuenta. – Cris, no controlo en serio.

-          Quiero que te vayas dentro de mí, quiero.. – Me tapa la boca.

-          No sigas por favor. – Suplica. Sé que está a punto así que acelero el movimiento con una mueca perversa en mi rostro, en ese momento no soy consciente de que no estamos usando protección y que es peligroso. La lujuria se ha apoderado de mí.

-          Cris – Gime mientras me levanta bruscamente. – Joder.

Cuando saca su erección de mí es demasiado tarde. Me río ante la situación. Él me mira sudoroso con su sonrisa torcida. Vuelvo a ponerme sobre él para abrazarlo.

-          Eres una loca – Me susurra mientras besa mi cuello.  


-          No te preocupes – Respondo quitándole importancia. 

10 comentarios:

  1. Oh Dios mioooo, tu me quieres matar de verdad!!! Me va a dar algo, estoy eufórica, dando brincos por toda la habitación...Por fiiiin! Por fin han estado juntos Rafa y Cris, llevaba esperando esto desde...bueno desde hace mucho! jajajajajaja. ¿Ahora que pasará?...La Cris esta es una insensata, mira que no le gusta usar protección, a que se líaaaaaa.
    Y cambiando de tema, el Alex es un capullo, sigue cayéndome mal, encerrar a Cris en el baño, besarle a la fuerza. De verdad espero o que el arregle sus errores o que nuestra Cris se de cuenta, pero cuenta de verdad que no le conviene (que esta es capaz de quedarse con el chico malo).
    Por cierto, te leo hoy de chiripa, porque ya mismo salgo de viaje. Mañana dudo que pueda leerte (echaré de menos dejarte mi comentario diario), el miércoles veo más probable poder conectarme así que por la tarde seguro estaré por aquí leyéndome el capi de mañana y el que corresponda.
    Me voy a seguir dando saltitos hasta el coche, que más alegre no me puedo ir de vacaciones.
    Un besito ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajjajaj siiiiii!! Por fiiinnnn! A ver ahora con qué nos sorprende nuestra cris! Que pases unas estupendas vacaciones!! El miércoles te espero por aquí!!
      Un besazo! ;P

      Eliminar
  2. Pontelo/ponselo jajajajajaja Tienes que presenarme al Rafa de la vida real por favorrrrr!!!!

    ResponderEliminar
  3. Pontelo/ponselo jajajajajaja Tienes que presenarme al Rafa de la vida real por favorrrrr!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja te presentaré también a Paco el frutero :P

      Eliminar
  4. Anónimo11:02 a. m.

    Te estoy leyendo desde que llevabas solo 4 o 5 publicaciones y casi nunca comento nada en los blogs y demás pero hoy me he animado. Me tienes súper enganchada con la historia! Me alegro de que vayas a publicar el libro.
    Esta Cristina está loca, no ha usado protección con ninguno de los dos. No me quiero imaginar lo que puede llegar a pasar! :o
    Me parece que como Cristina no se aclare pronto además de ella también va a sufrir Rafa y me da un poco de pena. Aunque la historia puede dar muchas vueltas...
    Mañana te leo otra vez :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por escribirme, me alegra saber que hay más personas leyendo aunque no comenten.
      Y si... aun queda mucho por liarse en la historia :O
      Un besito!

      Eliminar
  5. Me encantaaaa a merecido la pena esperar un día más!!! Y Alex como siempre candela!! I love team rafa!! Aunq eso si cris muy inconsciente por no usar precaución de nuevo!!!
    .p.d. Nunca dejes de escribir!! Un besazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. que bien que te encanteee!!! :P:P
      Esta Cris vamos a tener que darle un escarmiento... jajaja
      Un beso enorme guapa!!

      Eliminar
  6. Ainss madre mia esta Cristina esta loca, se va a buscar un follon veras, pero es que Rafa es tan bueno y Alex un capullo

    ResponderEliminar